DÍA DE LA MUJER 2017

By 8 marzo, 2017 Sociedad Sin comentarios
We Can Do It! - J. Howard Miller

Como cada 8 de marzo, se conmemora la lucha de la mujer por la participación plena en la sociedad en igualdad con el hombre y el derecho a su desarrollo íntegro como persona. Bajo el lema Las mujeres en un mundo laboral en transformación: hacia un planeta 50-50 en 2030, es un día “para reflexionar acerca de los avances logrados, pedir más cambios y celebrar la valentía y la determinación de mujeres de a pie que han jugado un papel clave en la historia de sus países y comunidades” (Organización de las Naciones Unidas, 2017).

La globalización y la revolución digital y tecnológica, así como la inestabilidad económica, política y comercial a nivel mundial, ejercen una influencia decisiva en el empoderamiento económico de las mujeres, que, como destaca António Guterres, Secretario General de la ONU, “es la única forma de proteger sus derechos y garantizar que puedan alcanzar todo su potencial“.

El empoderamiento económico, junto con lograr la igualdad de género, conforman uno de los puntos claves incluidos en la hoja de ruta del proyecto de la ONU Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, con el que se pretende construir un mundo mejor, más justo e igualitario.

Para ello, ONU Mujeres estableció la iniciativa “Demos el paso”, que insta a los gobiernos a realizar compromisos nacionales que cierren la brecha en la igualdad de género. Desde leyes y políticas a planes de acción nacional e inversiones adecuadas. Los objetivos están claros y son de sobras conocidos:

  • Acceso pleno de la mujer a una educación y formación equitativa y de calidad
  • Poner fin a toda forma de discriminación contra la mujer
  • Eliminar toda forma de violencia contra la mujer, tanto en el ámbito público como privado, incluida la trata y la explotación sexual, así como otros tipos de explotación
  • Eliminar prácticas nocivas, como el matrimonio infantil, precoz y forzado, y la mutilación genital

A pesar de los logros conseguidos, todavía se dan situaciones de desigualdad consecuencia de actitudes anticuadas y de un machismo arraigado. Los cargos superiores siguen mayoritariamente ocupados por hombres y la diferencia salarial continúa siendo un hecho real. La responsabilidad de las tareas del hogar sigue recayendo mayoritariamente sobre las mujeres, así como el cuidado de familiares dependientes, ya sea por enfermedad, crianza o avanzada edad. Son ejemplos de conductas que dificultan las posibilidades de la mujer para independizarse económicamente, interfieren en sus aspiraciones laborales y de desarrollo, y dañan su autoconcepto y autoestima.

En palabras de Phumzile Mlambo-Ngcuka, Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, ”tenemos que iniciar el cambio en el hogar y en la etapa escolar más temprana, para que no haya ningún lugar en el entorno de una niña o un niño donde aprendan que las niñas deben ser menos, tener menos y soñar a menor escala que los varones”.

Antonio Mateo

Inpside | Psicólogo en Barcelona