GUÍA RÁPIDA SOBRE LA ANSIEDAD

By 29 marzo, 2015 Ansiedad Sin comentarios
How I Met Your Mother - CBS

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es una respuesta de anticipación ante una posible amenaza. Frente a cualquier problema que se nos presente, nuestro organismo pone en marcha los medios necesarios para poder superarlo. Una vez conseguido el objetivo, entonces volvemos a relajarnos.

Por lo tanto la ansiedad en sí no es negativa, sino que es algo imprescindible para nuestra supervivencia. Sin ella ni reaccionaríamos ante un peligro, ni podríamos superar los pequeños retos del día a día.

El problema surge cuando este mecanismo se activa sin ser necesario, cuando llega a un nivel de activación demasiado alto, o cuando no se consigue desconectar y seguimos sintiendo una sensación de amenaza que no es real. En estos casos hablaríamos de trastorno de ansiedad.

Cómo saber que se nos va de las manos

A nivel físico, la ansiedad se refleja en tensión en diferentes partes del cuerpo -como la espalda, los hombros, el cuello o las piernas-, dificultades para respirar a un ritmo normal, el corazón acelerado, sensación de ahogo, opresión en el pecho, mareos, náuseas, sudor… Señales que indican que nuestro cuerpo se prepara para un peligro y que serían normales si estuviéramos en un entorno hostil, pero no si estamos en una oficina.

A nivel mental se dispara el estado de alerta, el pensamiento toma forma de preocupaciones excesivas, y aparecen sensaciones de confusión, inseguridad, temor y amenaza, por lo que el nivel emocional también se descontrola, pudiendo alternar reacciones de ira y bajones de humor. Todo esto a una velocidad vertiginosa.

Al notar estos síntomas y no saber darles una explicación hace que se vivan de una forma cada vez más intensa, y es habitual que para encontrar alivio se intente escapar de donde estemos o se caiga en comportamientos poco saludables (atracones, beber en exceso, fumar, autolesiones, drogas) que a la larga complicarán el tratamiento de la ansiedad.

FOTO: Little Miss Sunshine – FOX SEARCHLIGHT PICTURES

Echando el freno

Como la ansiedad es un proceso natural del organismo, en caso de que se descontrole no hay que pretender que desaparezca, sino aprender a reducirla hasta que alcance unos niveles adecuados y que sean fáciles de llevar.

Lo primero de todo es saber que esas sensaciones están causadas por la ansiedad, y que por muy desagradables que sean, no son peligrosas. Funciona muy bien el repetírselo en voz alta, porque así queda perfectamente identificado el origen de ese malestar, reforzando esta idea con cada repetición, y a la vez se rompen las preocupaciones que dan vueltas por la cabeza, sustituyéndolas por un objetivo real que no es otro que el de gestionar la ansiedad.

Es muy importante no moverse de donde uno está, porque escapar hace que ese lugar quede etiquetado como algo negativo y peligroso. Es mucho mejor quedarse ahí, acomodarse lo mejor que uno pueda, y dejar pasar el tiempo.

De esta forma se puede ir normalizando el ritmo de la respiración, haciéndola cada vez más lenta, incluso puede ayudar aguantar el aire en los pulmones durante unos segundos. En un ataque de ansiedad, al respirar demasiado rápido se produce un desequilibrio entre el oxígeno y el dióxido de carbono en el organismo que intenta compensarlo “respirando menos”, de ahí viene la sensación de ahogo.

Por último, una vez superada la crisis y ya de vuelta a la calma, hay que identificar los motivos por los cuales se ha llegado a esa situación, recurriendo a un profesional si uno solo no puede.

Toni Mateo
inpside | Psicólogo en Barcelona (Horta)
Terapia de solución de problemas
Presencial, online y a domicilio
c/Horta, 109
Tlf. 683 362 833
inpside@inpside.es
Primera sesión gratuita

La ley 34/2002 obliga a avisarte que este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, significa que que das tu consentimiento y aceptas su uso. Pincha aquí para saber más sobre cookies. Pincha aquí para conocer la política de cookies de inpside

ACEPTAR
Aviso de cookies